Los días 12 y 13 de octubre pasados se desarrolló en la ciudad de Génova, Italia, la 51ª Junta directiva de CINDA, a la que asistieron rectores y autoridades de las universidades miembros de la red interuniversitaria. Con respecto a las conclusiones del encuentro, María José Lemaitre, directora Ejecutiva destacó dos aspectos fundamentales de esta reunión.

“Fue una oportunidad para intercambiar ideas, experiencias y diferentes necesidades. Muchas de las redes trabajan más bien a nivel de académicos o de directores de relaciones internacionales, lo que es muy valioso; esta instancia reune a los rectores, que tienen una mirada estratégica, de más largo plazo; esta es una de las grandes fortalezas y riquezas que tiene CINDA.”

Otro aspecto importante que también destacó María José Lemaitre es la necesidad de ir avanzando en la sistematización y en el intercambio de experiencias en temas críticos para la educación superior: “Internacionalización por una parte, sobre todo pensando en internacionalización en casa, es decir, cómo incorporar el componente internacional e intercultural en la docencia y en la investigación adentro de las instituciones sin esperar que académicos o estudiantes tengan que moverse a otro país. El otro gran desafío que hoy enfrentan las universidades es cómo se modifica la docencia universitaria para hacerse cargo de los estudiantes de ahora, de las formas actuales de generación de conocimiento a través de estrategias de diseño curricular y de pedagogía y mecanismos de evaluación que son distintos. Eso es un desafío grande que solo se puede abordar, me parece a mí, a través del intercambio de experiencias, de aprendizajes, de buenas prácticas y también, por qué no decirlo, de fracasos de las universidades”.

Grupos de trabajo

Los participantes en la reunión se organizaron en 4 grupos de trabajo pequeños para analizar los temas de su interés.

El grupo 1 destacó el trabajo de las redes especializadas, señalando, eso sí, que la información no fluye con facilidad hacia los rectores. Las redes permiten abordar temas relevantes y fortalecer el aprendizaje entre pares. Se plantearon temas relevantes, como equidad de género y sostenibilidad, que debieran ser incorporados en el modelo de calidad de CINDA.

El grupo 2 destacó el trabajo hecho por CINDA, y el reconocimiento de los nuevos escenarios de desarrollo universitario, particularmente en lo que se refiere a la enseñanza y el aprendizaje, en un contexto en que hay una clara transformación del trabajo. Un tema que preocupa a los participantes del grupo es la caracterización de los estudiantes que llegan a las universidades: la formación que traen, sus déficits, la articulación entre educación media y educación superior, y las necesidades de formación continua.

Por otra parte, sugirió incorporar en la metodología de las reuniones de la Junta espacios para trabajo en pequeños grupos, precisamente para aprovechar la presencia de los rectores y dinamizar los intercambios.

El tercer grupo enfatizó su coincidencia con las apreciaciones hechas, y la relevancia de los ejes estratégicos definidos para CINDA. Propuso organizar el tiempo de la Junta Directiva de modo que sea efectivamente una oportunidad para enriquecer la gestión de las universidades. También propone salir del ámbito de CINDA, buscando estrategias que permitan contar con espacios de reflexión diferente.

El cuarto grupo destacó que el principal aporte de CINDA está en el intercambio de buenas prácticas en el campo de la gestión universitaria, entendiéndola en forma amplia y no limitada a temas de administración y finanzas. A modo de ejemplo se señaló la conveniencia de analizar qué tipo de organización es más efectiva para generar recursos y capacidad en ciencia y tecnología; la evaluación del profesorado; criterios de calidad para universidades y mecanismos de rendición de cuentas.

El Presidente de CINDA agradeció los aportes de los grupos, y destacó la conveniencia de modificar el formato de las Juntas. Esto es particularmente relevante por cuanto CINDA es de las pocas redes que efectivamente reúne a los rectores, de modo que se trata de una oportunidad única para discutir estrategias universitarias.

Participaron rectores y vicerrectores de 32 de las 38 universidades miembros de CINDA en América Latina y Europa.