“El desafío de la innovación en la educación superior: claves para su desarrollo”, fue el tema de la conferencia inaugural en las XV Jornadas de Gestión en la Educación Superior que durante tres días se desarrolló en el Centro de Extensión de la Universidad Católica, en Santiago.

El expositor fue José Escamilla, vicepresidente de Planeación e Innovación Tecnológica del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores (TEC) de Monterrey, México, integrante de la red CINDA.

En una breve entrevista para la web de CINDA en el Centro de Extensión UC, momentos antes de comenzar su exposición, explicó parte del contenido de su presentación.

¿Qué relevancia tiene, a su juicio, la innovación tecnológica en la educación superior?

Yo creo que la tecnología es un impulsor, un habilitador que va a hacer que muchos cambios sean posibles en la educación superior y hay que pensar que no se trata, nada más que aplicar tecnología en educación sino que detrás tiene que haber una intención pedagógica, un modelo educativo que permita hacer algo distinto, y llevar la educación a otro nivel. Pero la tecnología va a lograr que habilitemos modelos educativos que a lo mejor no habría sido posible hacerlos sin ella, porque financieramente no habría sido factible desarrollarlos.

¿En qué áreas de la educación superior se puede aplicar innovación tecnológica?

En muchas áreas. Por ejemplo, evidentemente en educación a distancia. Pero además, para mí, hay tal vez tres tecnologías o tres grupos de tecnologías muy importantes para revisar. Eso es parte de mi presentación: inteligencia artificial en educación; realidad virtual y realidad mental en educación; el uso de datos analíticas (ciencia de obtener ideas de fuentes de información sin procesar y que revela las tendencias y métricas) y datas science (campo que abarca la limpieza, la preparación y el análisis de datos) en educación.

¿Cómo abordan este tema en el TEC?

Es parte clave de nuestro nuevo modelo educativo TEC XXI el uso de tecnologías, habilitarlas en nuestro nuevo modelo que está basado en retos y competencias (ver modelo).

Dada la importancia de la innovación tecnológica en educación superior, ¿qué sugeriría usted para la red CINDA?

Yo recomiendo a las universidades acercarse un poquito más a las tecnologías en educación y a los nuevos modelos educativos, buscar salir un poco de nuestra zona de confort. Pensar que el mundo está cambiando y cuando el delta de cambio del mundo es superior al delta de cambio interior en las universidades, quiere decir que algo no está pasando y entonces tenemos que cambiar.

La innovación en educación superior es un área fundamental en el trabajo de CINDA. En él tienen un papel muy importante la tecnología y el emprendimiento, aspectos que fueron el tema de un workshop organizado por universidades de la red CINDA en diciembre recién pasado y que puede verse en el siguiente link.