Etiquetas
Esta semana se realizó la primera reunión virtual de trabajo del proyecto "Transformación del proceso de enseñanza – aprendizaje – evaluación" de la red de Vicerrectores Académicos de CINDA.

Esta semana se realizó la primera reunión virtual de trabajo del proyecto “Transformación del proceso de enseñanza – aprendizaje – evaluación” de la red de Vicerrectores Académicos de CINDA. El grupo de trabajo se constituyó en la reunión de la red realizada en mayo recién pasado en República Dominicana y está formado por vicerrectores de las universidades Nacional de Río Negro (Argentina), Católica del Uruguay, Privada de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), Escuela Politécnica del Litoral – ESPOL (Ecuador) y Talca (Chile).

En esta ocasión participaron Carlos Rubén Bezic, secretario de Docencia, Extensión y Vida Estudiantil, de la Universidad Nacional de Río Negro; Sergio Daga, vicerrector de la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra, y Paul Herrera, vicerrector de ESPOL, además del equipo de redes especializadas de CINDA integrado por Soledad Aravena y Carolina Ocampo.

Tal como lo explica Soledad Aravena, directora del Programa Política y Gestión Universitaria de CINDA, el objetivo de este encuentro virtual fue “avanzar en el desarrollo del proyecto, profundizando sus objetivos y definiendo las acciones concretas que implicará su realización. Este es un paso muy relevante porque le da continuidad al trabajo de la reunión de mayo, y porque favorece la colaboración sistemática de los miembros de la red en torno a una iniciativa importante que atañe directamente a la calidad de los procesos de formación universitarios”.

Una de las principales conclusiones de esta reunión, agrega Aravena, fue definir la relevancia de este eje de trabajo para las instituciones de la red, “porque aborda una de sus funciones sustantivas que es la formación de estudiantes, y cómo hacer que ésta sea innovadora, efectiva y de calidad.

Por esa razón, dice, el proyecto tiene como uno de sus objetivos clave compartir experiencias de innovación educativa que vayan en esa línea, considerando tanto las que desarrollan en el ámbito pedagógico, como en lo curricular o más institucional.

Además, es importante destacar que el proyecto tiene un fuerte énfasis en la formación de los profesores para desarrollar su función docente. Como ejemplo, Soledad Aravena menciona el uso de tecnologías que impacten positivamente el logro de resultados de aprendizaje, o de estrategias que favorezcan la persistencia de los estudiantes en sus carreras.

Continuando en esta línea de trabajo, se piensa, de aquí a inicios de julio, completar en conjunto un documento que consolide la propuesta de proyecto. Una vez finalizado ese documento, la idea siguiente es tener una nueva instancia de trabajo para planificar la estrategia de convocatoria y hacer partícipe al resto de las universidades de la red de esta iniciativa a partir del segundo semestre de 2019, en un plan de trabajo que se estima se prolongará hasta el 2021.

“Este proyecto se suma a una línea de trabajo que ha sido siempre fundamental para CINDA: el cambio e innovación en la docencia universitaria, orientado al logro de los propósitos de formación. CINDA tuvo muy tempranamente una red de colaboración referida a la pedagogía universitaria, y es constante su preocupación por temas como la educación superior para el siglo XXI, los desafíos de la inclusión y la diversidad, y la gestión de la calidad de la docencia. Con este proyecto queremos tanto continuar este trabajo como hacernos cargo de nuevos desafíos en esta línea”, concluye Soledad Aravena.