• Inicio
  • Publicaciones y Archivos
  • Artículos
  • “Retos y demandas actuales a la educación superior” es el título de la conferencia que el Dr. Manuel Castells ofreció durante la Junta Directiva de CINDA 2019
CINDA invitó al Dr. Manuel Castells a participar en la Junta Directiva con una conferencia destinada a promover una reflexión compartida sobre las respuestas que la educación superior puede dar a los desafíos de una sociedad enfrentada a profundos cambios.

La conferencia del Dr. Castells se llevó a cabo el primer día de la junta, abriendo espacio para temas de interés e importancia transversal en los participantes, como son los desafíos que enfrentan la universidades hoy en su rol frente a la democratización del conocimiento y la igualdad de oportunidades, así como en la generación de culturas e identidades propias de cada sociedad.

Hizo hincapié en la importancia de ‘enredarse’, compenetrarse en el mundo de las redes y así crear lo nuevo a partir de lo que existe, dando origen a un producto mayor que sus factores, lo que es particularmente relevante en lo que se refiere a la producción del conocimiento y el desarrollo tecnológico.

Se refirió también, a la formación, destacando los componentes esenciales que esta debiera considerar: la capacidad para re-inventarse para hacer frente a los cambios que inevitablemente se producen en el trabajo y las competencias que se requieren para resolver los problemas que emergen; el reconocimiento y la valoración de la presencia creciente de mujeres en el mundo universitario; la necesidad de formar en los valores fundamentales de la sociedad; la interdisciplinariedad y la necesidad de ajustar la organización universitaria para articular disciplinas diferentes y responder a problemas complejos.

Otro aspecto de consideración es el de la gestión en este nuevo contexto, que exige no sólo una autonomía defensiva frente a las presiones políticas o corporativas, sino una autonomía ofensiva, capaz de entrar en un sistema en constante evolución. Habló de rectores fuertes, capaces de tomar decisiones, pero no eternos. Y esto lo condujo al tema de la participación estudiantil, importante pero que tiene límites: los estudiantes pasan, y si bien tienen mucho que decir, no pueden tener poder decisorio fundamental.

Destacó la importancia de la calidad, sobre todo en un contexto de diversidad. Esto lleva a la necesidad de contar con procesos de acreditación serios, libres de presiones de distinto tipo.

Finalmente, concluyó refiriéndose a la interacción entre la universidad y las TIC de base microelectrónica, los cambios que esta debiera introducir en las estrategias pedagógicas y la relevancia que hoy adquiere la formación virtual.