14 de Enero, 2021

El 14 y 15 de octubre de 2020 se realizó la 53ª Junta Directiva de CINDA, que reunió a los rectores de las universidades miembros de la red, con el objeto de repasar las actividades realizadas en el periodo 2019-2020, reflexionar acerca de los desafíos presentes y definir líneas futuras de trabajo.

La reunión de este año –la primera en ser realizada en modalidad virtual– fue organizada por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), y a Josep Planell –rector de la UOC y presidente de CINDA– le correspondió darles la bienvenida a los participantes al iniciar la primera jornada del encuentro. A continuación, Josep Planell realizó la presentación «La UOC: 25 años formando personas para transformar el mundo», en la que abordó la historia y el modelo pedagógico y de gestión de la universidad.

Las actividades del 14 de octubre continuaron con un diálogo entre Pastora Martínez Samper, vicerrectora de Globalización y Cooperación de la UOC, y Xavier Prats-Monné, director general de Educación y Cultura de la Comisión Europea entre los años 2014 y 2015. La conversación abordó –con una mirada prospectiva y propositiva– las tendencias globales de la educación superior, la misión que deben cumplir las universidades en la actual coyuntura y los desafíos y el potencial de desarrollo de CINDA.

¿Hacia dónde va la universidad?

Las actividades del primer día concluyeron con una actividad de especial relevancia: el trabajo en grupos de los rectores de las universidades miembros, que intentaron responder a la pregunta «¿Hacia dónde va la universidad?», debatiendo en tres sesiones paralelas acerca de «El papel de las universidades como elemento transformador de la sociedad» y «La transformación digital de las universidades». Esta última temática fue abordada en dos grupos simultáneos, debido al interés suscitado entre los participantes.

El grupo que debatió acerca de «El papel de las universidades como elemento transformador de la sociedad» fue moderado por Rolando Guzmán, rector del Instituto Tecnológico de Santo Domingo. Los rectores pusieron un importante énfasis en el rol de las universidades como formadoras de profesionales y ciudadanos con capacidad de transformar sus sociedades, destacando también la importancia de conectarse con el entorno del que forman parte, actuando local y regionalmente. Para este grupo de rectores resulta necesario que las universidades piensen en cómo transformarán a las nuevas generaciones, y que incidan con más fuerza en sus respectivas sociedades, constituyéndose en agentes de cambio.

Uno de los grupos que abordó «La transformación digital de las universidades» fue moderado por Felipe Portocarrero, rector de la Universidad del Pacífico (Perú), y presentó sus conclusiones constatando el aceleramiento del proceso de digitalización de las universidades como resultado de la pandemia, y las importantes diferencias de avance en ese proceso entre las distintas instituciones. Respecto de los retos que deberán enfrentar las universidades, este grupo de rectores señaló la necesidad de ampliar la digitalización a los procesos administrativos, incorporar a los docentes a los procesos de virtualización actualizando sus competencias y enfrentar el desafío de las desigualdades de acceso a internet, propiciando acuerdos globales que involucren a las universidades, los gobiernos y las compañías operadoras.

El segundo grupo que debatió acerca de «La transformación digital de las universidades» fue moderado por Marco Antonio Fernández, rector de la Universidad Católica Boliviana San Pablo. Al plantear sus conclusiones, este grupo describió la coyuntura como un salto de la presencialidad a un formato remoto forzado, como respuesta a la emergencia: las universidades están en camino de implementar la educación en línea. Apuntaron a la necesidad de realizar una transformación estructural de las universidades, desarrollando una reflexión que permita una digitalización integral, incorporando en esta transformación tanto la cultura institucional como la mentalidad, coincidiendo con el anterior grupo en la necesidad de avanzar en la digitalización del ámbito administrativo. Por último, los rectores concluyeron que, una vez superada la pandemia y este periodo de estrés institucional, las universidades deberán replantearse el camino que seguirán, y cada institución deberá definir estratégicamente en qué grados y de qué manera incorporarán la presencialidad, la virtualidad o las modalidades híbridas en sus modelos de formación.

Las actividades de la segunda jornada

El jueves 15 de octubre se realizó la segunda y última jornada de la Junta Directiva 2020. El día comenzó con la exposición de María José Lemaitre, Directora Ejecutiva CINDA, que presentó el «Informe de actividades CINDA 2019-2020». A través de dicho informe se dio cuenta de las novedades institucionales y del estado financiero de la red. Además, con la participación de los encargados de las diferentes áreas, se dio a conocer la actividad de las redes de vicerrectores y proyectos de CINDA, así como la del Instituto Internacional para el Aseguramiento de la Calidad (IAC).

La Junta Directiva concluyó con el diálogo «Creatividad y tecnología para afrontar la pandemia», en el que Mónica Bello, directora del programa Arts at CERN, Manuel Borja-Villel, director del Museo Reina Sofía, y Mateo Valero, director del Barcelona Supercomputing Center, debatieron acerca de las relaciones, similitudes y complementariedades entre arte, ciencia y tecnología, abordando sus posibles articulaciones como formas de producción de conocimiento y sus posibles despliegues como aporte a la mejora de la sociedad.

Reunión del Comité Ejecutivo

Por último, el día 16 se reunieron los miembros del Comité Ejecutivo de CINDA y del Consejo Académico del IAC, para discutir los aspectos más operativos y concretos surgidos del trabajo de la Junta Directiva. Durante la reunión, Soledad Aravena, directora del Programa Política y Gestión Universitaria, expuso a los presentes los proyectos de las redes actualmente en desarrollo. Mientras la red de Vicerrectores Académicos (VRA) se encuentra elaborando un marco conceptual para el proyecto «Transformación del proceso de enseñanza, aprendizaje y evaluación», la red de Vicerrectores de Administración y Finanzas trabaja en el diseño de un mecanismo de levantamiento de información acerca de la virtualización de la gestión universitaria y las acciones de apoyo al proceso formativo. Por otro lado, la red de Vicerrectores de Investigación e Innovación (VRII) está explorando vías de avance en la digitalización de la investigación, en tanto el Programa de Intercambio Universitario (PIU) ha puesto su foco en la movilidad virtual.

El Comité Ejecutivo confirmó la necesidad de avanzar en el trabajo en los aspectos relacionados con la transformación digital, llamando a poner un especial énfasis en la docencia, sin olvidar las otras áreas del quehacer universitario que han sido afectadas por la emergencia. Como aspectos prioritarios a trabajar se destacaron la calidad de la formación y el significado y alcance de la transformación digital.

Respecto a la calidad de la docencia, se manifestó la necesidad de experimentar y aprender nuevos modos de desarrollar la actividad docente en el nuevo contexto, explorando las formas en que la tecnología puede ayudar a las instituciones a hacer aquello que antes no era posible hacer. También se señaló la importancia de abordar las dificultades para incorporar los aspectos prácticos de la formación en un contexto virtual o semipresencial, y la necesidad de diseñar nuevos mecanismos de evaluación del aprendizaje, adaptados a las actuales circunstancias.

En cuanto al significado de la transformación digital, se señaló la amplitud del alcance de esta transformación, que afecta a múltiples áreas del quehacer universitario, abarcando desde el acceso a la educación superior a el gobierno y la gestión, las funciones universitarias y las distintas interacciones intra y extrainstitucionales, hasta la cooperación internacional. En este sentido, se hace necesario para CINDA precisar el sentido y la amplitud de las áreas de trabajo que se desarrollarán. Finalmente, se le encomendó a la Dirección Ejecutiva explorar el desarrollo de proyectos de mediano y largo plazo que aborden estas preocupaciones.

El Consejo Académico del IAC sostuvo su decimonovena reunión ese mismo 16 de octubre, y el encuentro se centró en el análisis de la propuesta de un modelo de evaluación externa virtual presentada por la Secretaría Técnica del IAC.

Esta propuesta fue diseñada con el objeto de que las instituciones y carreras puedan darles continuidad a sus procesos de evaluación y mejora continua, y se implementará en las universidades que tengan suspendidas las actividades presenciales.

Las visitas virtuales de evaluación externa fueron diseñadas de tal modo que se conserve la rigurosidad de los procesos desarrollados por el IAC, manteniendo el grado de validez y legitimidad de los procesos presenciales. Así mismo, la visita virtual tendrá como objetivo validar las conclusiones del informe de autoevaluación y certificar el grado de cumplimiento de los propósitos de la carrera y los criterios de evaluación del IAC. El modelo considera también garantizar el carácter internacional de la evaluación realizada por el instituto, tanto por las caracteríscticas de las dimensiones y criterios de evaluación, como por la composición de los paneles de pares y el Consejo Académico.

En este modelo de visitas se introducirán algunos énfasis motivados por las características particulares de esta coyuntura. Habrá un especial foco en el modo en que las carreras se han adaptado a las condiciones de la pandemia, haciéndose cargo de las problemáticas que han afectado a estudiantes, docentes y personal administrativo. Por esto, se ha elaborado un formulario que permitirá registrar los mecanismos e iniciativas desarrolladas por las instituciones para enfrentar la emergencia. Otro énfasis estará puesto en la intensificación de las instancias colaborativas y de alineamiento de criterios de los pares académicos durante todo el proceso, con el objeto de suplir la falta de espacios de interacción presencial, fundamentales para la realización de un trabajo consistente y riguroso.