• Inicio
  • Noticias
  • Acreditación institucional y cultura de la calidad 

12 de Julio, 2022

Pablo Baeza, director académico del Instituto Internacional para el Aseguramiento de la Calidad (IAC-CINDA) participó en el conversatorio «Acreditación Internacional y Transformación Educativa», organizado en conjunto con la Universidad Tecnológica del Perú y el Accreditation Council for Business Schools and Programs. El encuentro tuvo como objetivo compartir experiencias en torno a los procesos de acreditación internacional.

El conversatorio fue moderado por Jonathan Golergant, rector de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP) y contó con la participación de Liliana Alvarado, directora general de la Escuela de Postgrado de la UTP y Wilfredo Giraldo, director de Operaciones en el Accreditation Council for Business Schools and Programs (ACBSP) para Latinoamérica. Al iniciar la conversación, Jonathan Golergant manifestó su confianza en la mejora continua y la innovación como elementos fundamentales para el desarrollo del sector educativo.

La exposición del director académico de IAC-CINDA estuvo dedicada a poner en valor la acreditación institucional en la educación superior. Al iniciar su presentación, Pablo Baeza describió algunas tendencias recientes en la educación superior del Perú, que en los últimos años ha estado marcada por un potente crecimiento de la demanda en educación y una gran heterogeneidad de estudiantes, con distintos orígenes e intereses. Así mismo, se ha incrementado y diversificado la oferta de instituciones y programas, en tanto el financiamiento privado ha aumentado significativamente, como en toda Latinoamérica. Por último, es posible advertir una mayor regulación del mercado universitario, lo que ha supuesto una mejora desde el punto de vista de la garantía pública de calidad

Al señalar los aspectos más relevantes de los procesos de acreditación institucional, Pablo Baeza destacó la importancia del desarrollo de una mirada diagnóstica por parte de la universidad, «que se mira a sí misma críticamente, al mismo tiempo que desarrolla una mirada correctiva que le permite identificar sus espacios de mejora, y una mirada prospectiva, que le permite imaginarse en un horizonte de desarrollo futuro».

La profesionalización de la gestión de las instituciones es clave para fortalecer la calidad de la educación, y en este sentido los procesos de acreditación cumplen un rol muy relevante, puesto que permiten certificar sus procesos de gestión interna de la calidad y sus capacidades en el ámbito de la planificación estratégica.

En los procesos de acreditación institucional, las universidades tienen la oportunidad de desarrollar una mirada diagnóstica, al mismo tiempo que desarrolla una mirada correctiva que le permite identificar sus espacios de mejora y una mirada prospectiva, que le permite imaginarse en un horizonte de desarrollo futuro.

Pablo Baeza, director académico de IAC-CINDA

Desde el punto de vista de los estudiantes, la acreditación internacional es una garantía de la existencia de un proceso de enseñanza-aprendizaje robusto, diseñado como un modelo sistemático que considera mecanismos de evaluación, participación y vinculación con el entorno, aspectos que se traducen en una mayor empleabilidad para los egresados.

Por otro lado, la acreditación institucional permite certificar que una universidad se vincula de forma significativa con su entorno, retroalimentándose en una relación de enseñanza y aprendizaje, favoreciendo la pertinencia de sus programas para el mercado de trabajo y las comunidades y ofreciendo una garantía del compromiso de la institución con el conocimiento, la investigación y la transferencia tecnológica y de saberes. El director académico de IAC-CINDA destacó también la importancia de la acreditación como certificación de la transparencia y responsabilidad de las instituciones, así como de su capacidad de rendir cuentas, dando garantía de cumplimiento de sus propósitos institucionales.

Al finalizar su presentación, Pablo Baeza destacó la importancia de contar con sistemas internos de gestión de la calidad, involucrando a toda la comunidad educativa en la construcción de una cultura de la calidad y la mejora continua. «Ese es el mayor de los desafíos para las instituciones de educación superior», señaló.