4 de Abril, 2022

Pablo Baeza, director de Proyectos de IAC-CINDA, participó en la presentación del «III Informe Bienal sobre la realidad universitaria en el Perú», realizado por la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu). En el encuentro se profundizó en el análisis de las evidencias arrojadas por el estudio, que entrega indicadores sobre la evolución del sistema en el bienio 2019-2020.

El Informe Bienal de Sunedu presenta una mirada completa a los cambios más relevantes operados en la educación universitaria durante el periodo estudiado, identificando indicadores y proponiendo un marco de análisis tanto en el ámbito de la calidad como en el de la inclusión y las oportunidades de mejora de la gobernanza del sistema. Al abrir el encuentro, el superintendente de Sunedu, Oswaldo Zegarra, definió el propósito fundamental del informe como «producir información confiable que le permita a los responsables de la política pública tomar decisiones oportunas y basadas en evidencias que beneficien  a todos los sectores vinculados con la educación superior». Los recientes cambios en la educación universitaria del Perú constituyen «un esfuerzo por sentar las bases de un nuevo sistema que tenga la calidad, la mejora continua y el interés superior del estudiante como objetivos prioritarios», afirmó Oswaldo Zegarra.

A continuación, Manuel Etesse –coordinador del informe– presentó los principales hallazgos del estudio, que además de incluir el bienio 2019-2020 incorporó información correspondiente al año 2021. El informe se divide en cinco capítulos, que abordan diversos aspectos de la realidad universitaria: Instituciones, Estudiantes, Docencia, Investigación y Egresados, poniendo especial énfasis en la calidad, la equidad y la diversidad. Además de la información cuantitativa, el estudio presenta una serie de entrevistas cualitativas a través de testimonios, perfiles y experiencias de diferentes actores de la vida universitaria.

En el ámbito de la calidad educativa, este reporte muestra un importante esfuerzo de inversión en las instalaciones de las instituciones, además del sinceramiento de la oferta existente. Por otro lado, se identificó un crecimiento relevante en la actividad académica, expresado en la mejoras de las plantas docentes, en el desarrollo de patentes y en el aumento de publicaciones científicas. Desde el punto de vista de la equidad, se aprecia la persistencia de las brechas de género entre los estudiantes y en las carreras académicas de los docentes, entre los cargos directivos, y en el acceso al empleo de los egresados. También se identificaron brechas económicas y territoriales, que afectan a determinadas regiones geográficas del Perú, como la zona andina o la Amazonía.

A partir de los datos recogidos por este informe, Manuel Etesse concluye la necesidad de sostener la política de mejora y de aseguramiento de la calidad del sistema, ofreciendo acceso a una mayor diversidad de jóvenes, previniendo la interrupción de los estudios de los estudiantes y buscando reducir las brechas de género y territoriales que los afectan.

«El informe busca producir información confiable que le permita a los responsables de la política pública tomar decisiones oportunas y basadas en evidencias que beneficien a todos los sectores vinculados con la educación superior».

Oswaldo Zegarra

Por otro, lado, Pablo Baeza, director de Proyectos de IAC-CINDA, abordó los resultados del informe desde el punto de vista del aseguramiento de la calidad. A partir de la evidencia entregada, el experto identificó cuatro tendencias actuales en la educación superior del Perú: en primer lugar, un crecimiento de la demanda por educación, en todos sus niveles y modalidades, acompañado de la gran heterogeneidad de sus estudiantes, lo que plantea un importante desafío a las instituciones. En segundo lugar, el incremento sostenido de la oferta, junto a los procesos de liberalización de la provisión de educación, produce una importante diversificación de la oferta de instituciones y programas formativos. Una tercera tendencia permite identificar un nuevo contexto de financiamiento, en que todas las instituciones han salido a competir por recursos, tanto en el ámbito financiero como en el de los docentes y los estudiantes. Por último, una cuarta tendencia es el fuerte impulso reciente de la regulación en el Perú, que ha tendido a ordenar la oferta educativa para poder ofrecer una garantía pública de calidad. De esta manera los entes públicos introducen racionalidad en un sistema que en ocasiones ha crecido de manera inorgánica e irresponsable.

Pablo Baeza destacó también algunos avances relevantes en el ámbito del aseguramiento de la calidad. Por un lado, el proceso de licenciamiento iniciado el año 2015 significó el cese de las actividades de un tercio de las universidades del sistema –que no cumplían con las Condiciones Básicas de Calidad–, sincerando la oferta e introduciendo un cambio muy sustantivo. Al mismo tiempo, los esfuerzos realizados por las instituciones para mejorar, y ordenar su oferta expresan una notable voluntad de autorregulación, integridad y responsabilidad con los estudiantes. Como resultado del proceso de licenciamiento, el ecosistema educativo universitario del Perú ha logrado importantes avances en la creación de las condiciones para mejorar su docencia, su investigación y su vinculación con el entorno.

Entre los desafíos institucionales señalados por el director de Proyectos de IAC-CINDA cabe destacar la necesidad de seguir avanzando en rendición de cuentas y transparencia, condiciones cruciales para contar con un sistema de educación robusto. Esto requiere de un compromiso de las universidades con la construcción de sistemas de gestión interna de la calidad, desarrollando una cultura institucional de la calidad que a la vez preserve la identidad, autonomía y diversidad de las universidades. Por último, el financiamiento público puede cumplir un importante rol garantizando un acceso equitativo y democrático a la educación superior a través del territorio.

El encuentro, en el que también participaron Andrea Cuenca, del Instituto Colombiano para la Evaluación de la Educación (ICFES), Javier Herrera, director de Investigación del Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo (IRD), y Jaume Valls, de AQU Catalunya, constituyó una valiosa oportunidad para conocer este informe bienal, compartir sus resultados y dialogar en profundidad acerca de los avances conseguidos por el sistema universitario del Perú y los desafíos que deberá enfrentar en el futuro.

Accede aquí al III Informe Bienal sobre la realidad universitaria en el Perú.

Revive el encuentro aquí.