10 de Junio, 2021

El proyecto Transformación del Proceso Aprendizaje-Enseñanza-Evaluación de CINDA sostuvo dos reuniones virtuales con las universidades participantes,con el objeto de dar a conocer los rasgos fundamentales del proyecto y planificar el trabajo a realizar durante el 2021.

Con la participación activa de 38 representantes de 19 universidades CINDA, el jueves 8 de abril se realizó la primera reunión técnica del proyecto Transformación del Proceso Aprendizaje-Enseñanza-Evaluación (TAEE). En este encuentro virtual se presentó el marco general del proyecto y sus objetivos, así como las principales líneas de trabajo diseñadas para este año.

Al iniciar la reunión, la Directora Ejecutiva de CINDA, María José Lemaitre, destacó cómo la actual coyuntura ha puesto en evidencia la centralidad de la docencia y la relevancia de los estudiantes y sus aprendizajes como elementos fundamentales del quehacer universitario. Es así que el proyecto TAEE se ha hecho cargo de esta constatación, desde el enfoque de CINDA, que pone en valor el aprendizaje compartido y la identificación, el análisis y la difusión de buenas prácticas como forma de trabajo.

A continuación, Soledad Aravena, directora del Programa de Política Pública y Gestión Universitaria de CINDA, presentó el marco general y los objetivos de esta iniciativa. El proyecto TAEE se define en torno a tres ejes: la necesidad de pensar la transformación de las universidades en función de la calidad de sus procesos, desde un punto de vista reflexivo, es uno de ellos. Otro eje central tiene que ver con pensar los procesos de enseñanza, aprendizaje y evaluación como una articulación de diferentes actores, procesos y ámbitos, que incluyen la docencia pero no se agotan en ella. Un tercer eje de este proyecto busca hacerse cargo de las transformaciones producidas en la educación superior en este periodo y de sus posibilidades de proyección en el tiempo.

El objetivo principal del proyecto consiste en promover la transformación de los procesos formativos para responder reflexiva y efectivamente a los desafíos de la función docente a través del intercambio de prácticas innovadoras y la creación de redes de colaboración. Sus objetivos más particulares, por otro lado, son compartir las prácticas educativas transformadoras del proceso de enseñanza-aprendizaje y crear espacios de colaboración continua entre académicos y gestores de las universidades.

Este proyecto se materializará a través de la implementación de dos líneas de trabajo: una orientada a la sistematización, identificación y difusión de buenas prácticas que constituyan innovaciones en los procesos de aprendizaje, enseñanza y evaluación, y otra destinada a la formación de una comunidad de aprendizaje, entendida como un espacio de colaboración y trabajo continuo entre las universidades participantes.

Luego de la exposición de los cronogramas de ambas líneas, se produjo un interesante diálogo en que los participantes intercambiaron ideas acerca del desarrollo del proyecto.

2 líneas de investigación

Línea 1: de sistematización, identificación y difusión de buenas prácticas

El 20 de mayo se produjo una segunda sesión de trabajo del proyecto TAEE, en la que los equipos locales se reunieron con el equipo de CINDA, con la participación de 10 instituciones de la red. Al iniciar el encuentro, Verónica Polanco, profesional del Programa de Política Pública y Gestión Universitaria, presentó una propuesta metodológica que incorpora las herramientas, actividades y plazos de implementación de la Línea 1 de sistematización, identificación y difusión de buenas prácticas. Para llevarla a cabo, las universidades podrán presentar un máximo de 4 prácticas transformadoras e innovadoras, que puedan ser proyectadas en el tiempo y que estén enfocadas en la mejora de los procesos de aprendizaje, enseñanza o evaluación.

La principal herramienta de levantamiento de información será un formulario que permitirá recoger la información relevante acerca de las prácticas involucradas, y que define algunos ámbitos de innovación,así como conjunto de dimensiones de evaluación de las prácticas. Entre los los ámbitos de evaluación de las prácticas podemos mencionar las innovaciones metodológicas; el uso de tecnologías de información y comunicación para la enseñanza; los procesos de formación y acompañamiento para los docentes; los procesos de seguimiento a los estudiantes; las adaptaciones del currículum o de los sistemas de gestión de la docencia y la infraestructura y los recursos para el aprendizaje. Las dimensiones de evaluación, por otra parte, considerarán el contexto y origen de las prácticas, su planificación, su implementación, los resultados de la práctica, su proyección a futuro y una apreciación global de cada práctica.

Las instituciones podrán presentar prácticas en distintos niveles (políticas, estrategias y acciones), y serán evaluadas según su propio contexto. Las prácticas serán retroalimentadas con independencia de que sean definidas como buenas prácticas o no, con el objeto de enriquecerlas y proyectarlas en el tiempo.

Línea 2: comunidad de aprendizaje

A continuación, Soledad Aravena expuso la conceptualización, características y propuesta de funcionamiento de la Línea 2: comunidad de aprendizaje. Esta línea de trabajo aspira a construir un espacio de colaboración y trabajo continuo entre las universidades, con el objeto de enriquecer su trabajo, poniendo un fuerte acento en una actividad reflexiva que incorpore a diversos actores con diversas experiencias, conocimientos y contextos de trabajo. Entre los propósitos de la comunidad de aprendizaje se cuenta fomentar el interés por la enseñanza y el aprendizaje en el contexto universitario, investigar e incorporar la diversidad como un elemento de mejora de la enseñanza y el aprendizaje, alimentar los conocimientos sobre la enseñanza y su aplicación al aprendizaje, fomentar la colaboración entre disciplinas y áreas y estimular la reflexión acerca del aprendizaje.

Luego de plantear una propuesta de funcionamiento y desarrollar un enriquecedor intercambio de ideas acerca de los aspectos abordados, se tomaron algunos acuerdos respecto de la implementación de la Línea 2: se articulará una comunidad de aprendizaje con la participación de los equipos locales, que se reunirán mensualmente para trabajar en torno a lo temas de mayor interés para las instituciones: innovación en metodologías y acciones de formación y acompañamiento a docentes. Esta comunidad de aprendizaje tendrá el carácter de piloto y definirá en conjunto el itinerario a seguir más adelante. Si bien el equipo de CINDA ha asumido un rol conductor en la fase inicial, el trabajo futuro estará en manos de los equipos locales.