11 de Agosto, 2021

Enmarcado en la celebración de los 50 años de CINDA, el 8 de julio se llevó a cabo el encuentro del primer semestre de la red de Vicerrectores de Administración y Finanzas, con el objeto de conocer buenas prácticas de gestión universitaria como respuesta a la emergencia sanitaria y hacer un análisis de la situación del proyecto OAF ejecutado por la red.

Durante la primera parte de la reunión, se presentó un panel de tres buenas prácticas de gestión en pandemia, recogidas por la red de Vicerrectores Académicos a través del Observatorio de Administración y Finanzas (OAF), y que pueden ser revisadas en el Banco de Buenas Prácticas del OAF.

En primer lugar, se expuso la práctica «Opciones para realizar las defensas virtuales de los trabajos finales de Grado y Master en la UOC», que fue presentada por María Jesús Martínez-Argüelles, directora de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Este modelo de defensas en línea está basado en la evaluación continua, y sirvió de base para las recomendaciones del Consejo Interuniversitario de Cataluña. El modelo funciona con diversas modalidades que combinan la sincronía y la asincronía para realizar la defensa de los diferentes tipos de trabajos finales. Esas combinaciones resultan en mayores o menores requerimientos de medios tecnológicos y en una mayor o menor capacidad de procesar volúmenes de trabajos finales. A partir de su aplicación, durante la pandemia el modelo ha sido perfeccionado y han sido mejoradas sus herramientas, en tanto diversos programas de la UOC lo han doptado. Nn el futuro la universidad aspira a darle continuidad a este modelo, una vez que la emergencia sanitaria sea superada.

A continuación, Beatriz Vergara, directora de Gestión Humana de la Universidad del Norte (Uninorte), Colombia, presentó la  buena práctica «Gestión de la Salud y el Bienestar, un enfoque de sostenibilidad organizacional», que considera las estrategias implementadas y reforzadas con motivo de la emergencia sanitaria, en tres ámbitos principales: la gestión de la salud y el bienestar, la gestión de cambio a través de las comunicaciones y la gestión de la productividad. Se desarrollaron, entre otras acciones, programas de acompañamiento a distancia de los docentes y personal administrativo, en el ámbito de la salud y el bienestar, y encuestas para medir las experiencias con el trabajo remoto y el clima organizacional –con el objeto de comprender las preocupaciones del personal– en el área de la gestión de las comunicaciones, en tanto en el ámbito de la gestión de la productividad las acciones realizadas buscaron favorecer el equilibrio entre la vida personal y laboral de docentes y administrativos.

Entre los principales aprendizajes institucionales de esta práctica, Beatriz Vergara señaló la alta capacidad de adaptación e innovación de la universidad, el rol de los líderes como gestores y acompañantes del bienestar de los equipos y el fortalecimiento de las alianzas estratégicas internas y externas de Uninorte.

La tercera práctica, «Fases de la virtualidad en Uniandes: retos y estrategias en el 2020», fue presentada por Luz Adriana Osorio, directora del Centro de Innovación en Tecnología y Educación de la Universidad de Los Andes de Colombia.

Mirando en retrospectiva, Luz Adriana Osorio distingue tres fases a partir del inicio de la pandemia, en marzo de 2020. La primera se caracterizó por la necesidad de darle continuidad a la actividad universitaria transitando a una oferta completamente virtual. En este periodo, las estrategias de Uniandes tendieron a acompañar el proceso académico ofreciendo materiales y recursos pedagógicos a través de sus plataformas en línea. Durante la segunda fase, el mayor desafío para la universidad estuvo en el ámbito de la formación: cómo generar la capacidad institucional para desarrollar este proceso con el foco puesto en la calidad. Esto implicó entregar orientaciones para el diseño de clases en modalidad no presencial, combinada y virtual, elaborar guías de autodiagnóstico para los profesores y realizar talleres para fortalecer sus competencias. Durante la tercera fase, de implementación, se debió articular una nueva oferta formativa con el foco puesto en la educación de calidad y fortaleciendo las competencias digitales de los docentes.  Uniandes desarrolló también actividades de seguimiento a través de encuestas, las que les permitieran diagnosticar la situación de los profesores y las percepciones y el nivel de satisfacción de los estudiantes.

Entre los principales resultados de esta experiencia, Luz Adriana Osorio señaló el fortalecimiento de las competencias pedagógicas y tecnológicas de los docentes, la promoción del aprendizaje activo y autónomo de los estudiantes, el desarrollo de soluciones creativas a las distintas necesidades y los aprendizajes adquiridos por toda la comunidad académica.

En la segunda parte de la reunión, Elkin Hernández, director financiero de Uninorte, presentó un balance general del trabajo desarrollado por el OAF hasta la fecha, entregando detalles acerca del trabajo realizado y haciendo un resumen financiero de los últimos tres años. A partir de esta presentación se sostuvo un diálogo entre los miembros de la red acerca de la pertinencia y el valor de la actividad del observatorio y de sus desafíos futuros. Al finalizar el encuentro, los miembros de la red acordaron darle continuidad al OAF, buscar la incorporación de nuevas instituciones y producir un relevo en su coordinación, dejándola en manos de otra institución de la red.