Foto— © Página 12.
Al producirse la crisis sanitaria del Covid-19, la Universidad Nacional de Quilmes se planteó tres objetivos: organizar el teletrabajo en la institución, conseguir sacar adelante el periodo académico y colaborar en el combate a la pandemia con sus recursos humanos y de infraestructura. Estas son algunas de las iniciativas que la UNQ ha desarrollado para alcanzar este último propósito.

Cuando la necesidad de realizar una mayor cantidad de diagnósticos del Covid-19 comenzó a ejercer presión sobre el sistema argentino de salud, la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) habilitó los laboratorios de su Plataforma de Servicios Biotecnológicos (PSB) para la realización de tests diagnósticos del virus. Los laboratorios fueron acondicionados para cumplir con las normas de seguridad biomédica exigidas por la OMS y el personal técnico recibió la asesoría del Instituto Malbrán, el principal laboratorio del sistema de salud argentino. Los especialistas a cargo de los diagnósticos pertenecen al Departamento de Ciencia y Tecnología de la universidad y cuentan con el apoyo de una parte del personal de Administración y Servicios. Con esta iniciativa, la UNQ busca ayudar a cubrir la demanda de diagnósticos en la provincia de Buenos Aires, acelerando sus tiempos de entrega.

Además, en conjunto con la Universidad Nacional de San Martín y dos empresas privadas –y con el apoyo de fondos públicos– la UNQ se encuentra desarrollando un kit diagnóstico molecular, elaborado en un 80% con componentes nacionales, más rápido de procesar y más barato. El Instituto Malbrán validará los tests, y durante mayo se espera producir 20.000 unidades.

Simultáneamente, en aulas de la propia universidad, y en coordinación con el Municipio de Quilmes, se está instalando un Centro de Aislamiento Sanitario, que permitirá recibir a pacientes infectados con sintomatología leve; ya han sido dispuestas más de 20 aulas de la universidad, con una capacidad estimada de más de 100 camas. El objeto de la iniciativa es asistir a los pacientes que requieran aislamiento y que no puedan seguir la cuarentena en sus hogares, debido al hacinamiento o las condiciones de su vivienda. Por otro lado, alumnos y docentes de Licenciatura en Enfermería, junto a la Secretaría de Salud del Municipio de Quilmes, participaron en una campaña de vacunación contra la gripe en el centro de la ciudad, logrando inmunizar a más de 400 personas pertenecientes a grupos de riesgo.

“Nos pusimos la misión de atender la emergencia social junto a la sanitaria”, afirma el rector de la universidad, Alejandro Villar. Como expresión de esa voluntad, la Escuela Secundaria Técnica, ubicada en Ezpeleta y dependiente de la UNQ, se ha convertido en uno de los puntos solidarios habilitados por el Municipio de Quilmes para entregar raciones de comida a los vecinos del barrio que las requieran. La universidad ha cedido el lugar y el trabajo voluntario del personal de cocina, la municipalidad provee los insumos y la coordinación la realizan organizaciones sociales del barrio. En el primer día de funcionamiento el comedor logró entregar casi 600 raciones.

El lunes 6 de abril la UNQ le dio inicio al primer cuatrimestre de sus carreras de grado y pregrado en modalidad virtual, habilitando una plataforma que le permite a docentes y estudiantes acceder en línea a las aulas de cada materia. Pero al mismo tiempo dedica importantes esfuerzos s vincularse a los sistemas de salud y a las comunidades en que se encuentra inserta, para aportar con sus capacidades al combate del Covid-19 y sus efectos en la sociedad.