• Inicio
  • Noticias
  • Segunda convocatoria de buenas prácticas de aprendizaje, enseñanza y evaluación

23 de Mayo, 2022

El miércoles 18 de mayo se abrió la convocatoria 2022 de buenas prácticas del Proyecto Transformación del Proceso de Aprendizaje, Enseñanza y Evaluación (TAEE), que busca identificar y compartir prácticas educativas innovadoras y transformadoras.

Esta segunda convocatoria promueve la detección de prácticas transformadoras e innovadoras que impliquen procesos sistemáticos de cambio en los ámbitos de aprendizaje, enseñanza y evaluación. Se enfoca en estrategias y metodologías en dichos ámbitos, acciones desarrolladas en el ámbito curricular y experiencias de acompañamiento a docentes y estudiantes. El proceso se llevará a cabo entre los meses de mayo y diciembre, y considera diversas etapas: se iniciará con la recolección y sistematización de las prácticas, para continuar con su revisión y retroalimentación por parte del comité de expertos, la comunicación de los resultados y una última fase de difusión de las prácticas seleccionadas.

Los equipos locales de las universidades participantes del proyecto contarán con un instructivo de apoyo que explica de forma detallada el procedimiento de trabajo, y con un breve video explicativo destinado a facilitar la participación en el proceso.

Las postulaciones se realizarán a través de un formulario en línea, que podrá ser compartido con las fuentes de información en cada universidad y trabajado en modalidad offline. También se mantendrá abierto un periodo de consultas hasta el martes 7 de junio, en el que se recibirán dudas e inquietudes de los participantes. La recepción de las prácticas se cerrará el martes 28 de junio.

En su primera convocatoria de buenas prácticas, el proyecto TAEE, iniciativa de la Red de Vicerrectores Académicos de CINDA,  identificó 11 experiencias, que pueden ser revisadas y difundidas a través de un repositorio que recoge una descripción detallada de cada experiencia, acompañada por un breve video que expone sus características fundamentales.

Por último, debemos destacar la importancia de promover la más amplia participación de las comunidades universitarias en este proceso, pues ello permitirá recoger información de buena calidad y visualizar adecuadamente las mejores prácticas de aprendizaje, enseñanza y evaluación.