1 de Abril, 2021

Conjunto estructurado de iniciativas, hábitos, rutinas o experiencias que ha contribuido, positiva y eficientemente al fortalecimiento de algún área específica del quehacer de una institución, unidad, carrera o programa. Una buena práctica es una iniciativa ya materializada, desarrollada en forma eficaz y eficiente y que ha producido o continúa produciendo un efecto positivo verificable en la organización, agregando valor para uno o más actores institucionales. Las buenas prácticas tienen como propósito generar para la organización una ventaja competitiva sustentable, mediante el alineamiento estratégico de sus actores, recursos y capacidad de gestión. Entre los atributos de las buenas prácticas se destacan: innovación, eficiencia, eficacia, replicabilidad y adaptabilidad.