19 de Julio, 2023

Durante la 11º Reunión anual de Vicerrectores de Investigación e Innovación que se llevó a cabo durante el mes de junio, se designó a Santiago Kraiselburd Monti, Vicerrector de Investigación del Tecnológico de Monterrey, como nuevo coordinador de la red.

Después de que Gonzalo Herrera, ex Vicerrector de Innovación, Desarrollo y Transferencia Tecnológica de la Universidad de Talca dejara la coordinación de la Red de Vicerrectores de Investigación e Innovación en 2019, al dejar también su cargo en dicha institución, la red no había vuelto a elegir coordinador. Finalmente, tras cuatro años, los miembros de la red acordaron que era tiempo de nombrar una nueva persona para ese puesto. Así, durante su último encuentro en la universidad del Norte, en Barranquilla, Colombia, se determinó que Santiago Kraiselburd Monti, Vicerrector de Investigación del Tecnológico de Monterrey, será el nuevo coordinador de la red.

Los coordinadores de las redes ejercen el rol de contraparte de la Dirección Ejecutiva en la toma de decisiones dentro de la misma. "La dirección ejecutiva, en general, lidera ciertas cosas: propone acciones y enmarca ciertos lineamientos, tanto a nivel técnico, teórico o político, como en lo operativo Pero es importante tener un coordinador en cada red, alguien que esté inserto en una institución universitaria, y que pueda ser una contraparte para expresar intereses, concretar y darle contexto a estas ideas que podemos tener en la Dirección Ejecutiva y que a veces no son exactamente aplicables en los contextos de las universidades", describe Soledad Aravena, Directora del Programa Gestión y Política Universitaria de CINDA.

Por otra parte, se espera que el coordinador pueda establecer con los demás miembros de la red una relación más cercana. “ Por estar en un rol similar en las universidades, esperamos también que los coordinadores tengan una cercanía con el resto de los integrantes de la red que les permita recoger intereses, ser también como un articulador de ciertos diálogos que no siempre alcanzan la Dirección Ejecutiva”, destaca Soledad.

La Red VRII tiene actualmente en sus horizontes una serie de proyectos muy relevantes para su área de acción y está discutiendo temas de la mayor importancia, como el compromiso de las universidades con la ciencia abierta y la investigación, innovación y transferencia tecnológica, así como la posibilidad de gestionar fondos conjuntos. “Visualizamos que hay muchas personas muy interesadas en esos distintos puntos y que en cada área hay liderazgos muy importantes, pero creemos que también es importante que haya una mirada más transversal y que eso deberíamos construirlo con el coordinador de la red”, señala Soledad Aravena.

Una posibilidad que está surgiendo, impulsada por la también recientemente nombrada coordinadora de la Red de Vicerrectores Académicos, Mónica Daza Ondarza, es la idea de que también exista una coordinación entre los coordinadores de cada una de las redes para buscar puntos de unión. Y como señala Soledad Aravena, “en la Red VRII esto es crítico, en el sentido de que es muy importante, porque esta es una red donde muchos de los temas de los que ellos están preocupados tienen cruces con dinámicas, preocupaciones y proyectos de trabajo de otras organizaciones”.

Santiago Kraiselburd, nuevo coordinador de la Red de Vicerrectores de Investigación e Innovación

Santiago Kraiselburd Monti es Vicerrector de Investigación y Director de Operaciones de Investigación del Tecnológico de Monterrey. Es ejecutivo senior con amplia experiencia en Dirección General, Consultoría, Desarrollo de Negocios, Operaciones y Gestión de la Cadena de Suministro, en roles nacionales y regionales en Europa, EE.UU. y América Latina en diversas industrias y en instituciones con y sin fines de lucro.

Desde el equipo de comunicaciones del Centro Interuniversitario de Desarrollo, le consultamos sobre sus motivaciones y expectativas al para asumir este rol. Esto es lo que nos compartió:

"En Iberoamérica tenemos mucho capital humano, pero pocos recursos económicos. Dado esto, creo que tenemos que ir juntos a buscar estos recursos en el norte. Sabemos que es muy difícil para universidades individuales ganar una propuesta grande de i+d. En mi experiencia, las propuestas competitivas para grants suelen tener consorcios sólidos de varias universidades y empresas detrás, donde cada uno pone lo mejor de sí.

Algo similar suele ocurrir con transferencia de tecnología. Si trabajamos para hacer más co-desarrollos, distintas universidades ponen parte de una idea, y juntas buscan empresas privadas o fondos dispuestos a invertir, mejora en mucho la probabilidad de éxito que si lo hacemos por separado, especialmente porque si nos juntamos el mercado potencial dentro de la región es mayor. También, al coordinar, sube la probabilidad de tener acceso a fondos de inversión y otros recursos disponibles en países de ingresos altos y con ecosistemas de emprendimiento más desarrollados.

Creo que nuestros esfuerzos deben concentrarse en esos dos ejes: la búsqueda conjunta de grants de fuera de la región (o en organismos multilaterales como el BID o el Banco Mundial), y el codesarrollo de productos que puedan llegar al mercado a través de startups o spin offs, o a través de transferir nuestra tecnología a grandes empresas. 

México es el segundo mayor mercado de la región (después de Brasil), y, gracias al NAFTA, puede ser una puerta de entrada a los EUA y Canadá. De hecho, hay en estos momentos un boom de inversiones asociadas a esta idea, como parte de un movimiento que comúnmente se llama en los EUA near shoring. Para startups de base tecnológica con desarrollos conjuntos, o empresas de otras regiones que quieran venir a México, colaborar con sus pares mexicanos les permite acceder a esto de la mano de un socio local. De la misma forma, Brasil es el mayor mercado de la región, y para startups o empresas de otros países, contar con un socio brasileño puede hacer una gran diferencia.

Creo que, como Vicerrectores de Investigación, CINDA puede aportar en nuestro rol como facilitadores de la internacionalización de la ciencia y tecnología desarrollada en nuestras escuelas, y a la diversificación en las fuentes de fondos para la investigación. CINDA tiene todos los elementos para facilitar este tipo de intercambios, nuestro desafío es convertir este potencial en esfuerzos concretos y exitosos".